Como cuidar tus joyas

Una joya es un artículo delicado pero a la vez duradero,  que pasará de generación en generación si se les da un mantenimiento adecuado.

Nuestras joyas están fabricadas con materiales nobles, son piezas fuertes con buenos engastes en caso de que haya gemas, pero que necesitan un cierto cuidado y mantenimiento para conservar su esplendor durante años.

Algunos consejos para mantenerlas en las mejores condiciones:

  1. Joyas en oro: el oro puro(24kt) es un metal noble dúctil y maleable por lo que es necesario alearlo con otros metales para conferirle dureza y poder ser trabajado con más facilidad. Por ello el oro de 1º Ley o 18kt contiene de los 24 kt, 18 partes que  son de oro puro y el resto de otros metales tales como plata y cobre que le aportan la dureza y el color del oro que conocemos. A pesar de tener dureza una pieza de oro es sensible al rallado superficial por el roce. El mantenimiento que podemos darle es el de limpiar la pieza con una bayeta especial para joyas en oro o bien llevarlo a una joyería para pulirlo y volver a sacar su brillo original, en el caso de que este pulida o matizarla en caso de que su acabado sea mate. El oro blanco, al no ser un metal en sí, el tratamiento es distinto. El oro blanco es una aleación de oro amarillo con paladio, la terminación para que sea más blanco es el baño de rodio. Este baño lógicamente con el tiempo y provocado por el roce, sobre todo en sortijas y pulseras, se va perdiendo y es necesario volver a rodiar. De nuevo es un procedimiento que se puede hacer en una joyería de confianza con su propio taller.
  2. Joyas con gemas: es interesante de vez en cuando pasar un cepillito con jabón neutro en las piezas que tienen gemas para asi quitar las capas superficiales que se forman de suciedad y volver a recuperar buena parte de su brillo. En el caso de los diamantes, que tienen una propiedad que se llama lipofilia y es que atrae la grasa. Simplemente con ese simple gesto de limpiarlos con cepillo, agua y jabón, podréis alargar su brillo más tiempo. En caso de que sea necesario se puede llevar a una joyería de confianza para una limpieza en profundidad. Las perlas naturales no se deben mojar en ninguno de los casos, al ser una gema orgánica que proviene de un animal vivo, es muy sensible a perfumes, maquillajes etc, limpiar con paño suave. Joyas en plata: es cierto que la plata cuanto más se usa más bonita esta pero cuando se guarda por un tiempo puede oxidarse y ponerse oscura para lo cual habrá que limpiarla con un trapito impregnado especial o bien llevarlo a una joyería de confianza y pulirla para que vuelva a recuperar el brillo original.
  3. Joyas en plata chapada: en el caso de piezas con baño de oro lógicamente el mantenimiento es más delicado. Hay que evitar mojar este tipo de piezas, ponerle perfumes encima etc ya que pueden perder el baño más rápido. Las sortijas y pulseras son las que más sufren al roce. Un chapado en oro no es permanente y con el tiempo habrá que volver a chapar la pieza. Cuanto más se cuide mejor.

En resumen

  1. Evitar usar las joyas para ir a hacer deporte, entrar en saunas etc. El sudor puede afectarles y crear más suciedad.
  2. Evitar mojar las joyas .
  3. Darle el mantenimiento adecuado. Si vemos alguna piedra que se mueve llevarla a una joyería de confianza para que aseguren el engaste. Se corre el riesgo de perder la gema.
  4. No usar las joyas con productos abrasivos de limpieza.
  5. Las joyas con gemas delicadas como por ejemplo la esmeralda no deben acercarse a fuentes de calor que puedan afectar su estructura.
  6. Las joyas con cadenas intentar no mezclarlas con otras joyas para evitar que se enreden unas con otras.

Siguiendo estos consejos podemos alargar la vida de nuestras joyas de generación en generación.En nuestro taller realizamos todo el servicio de reparación y mantenimiento de tus joyas tanto nuevas como antiguas. Consúltanos si necesitas cualquier tipo de reparación.n.