Recomendaciones de Santamaría Joyeros para cuidar tus joyas

Como bien sabes el oro es el metal noble más valorado y apreciado del mundo desde su descubrimiento. En estado puro es de 1000 milésimas (24 kt) y solo se comercializa en lingotes y algunas monedas. El oro utilizado en Joyerías es de 750 milésimas (18 kt), para su aleación se utilizan otros metales como plata, cobre etc, De esta manera se consigue la dureza y maleabilidad adecuada para trabajar las joyas, siendo 750 milésimas (18 kt) la máxima calidad que encontrarás en Joyerías.

Después de esta breve introducción, debes saber que el mantenimiento de la joya dependerá del tipo de la misma, por lo que, hacemos un pequeño resumen:

  • Joyas de oro amarillo sin gemas: El oro es un material que con el uso irá perdiendo su brillo por el roce normal del día a día. Por ello, las joyas necesitarán pulirse para mantener su brillo y cada vez que lo hagas será como si la estrenaras de nuevo. En Santamaria ofrecemos este servicio gratuito durante el primer año de tu joya.

 

  • Joyas de oro blanco: El oro blanco es oro de 18 kt, la aleación que utilizamos para conseguir el color blanco es el paladio y se termina con un baño electrolítico de Rodio. En este caso, la joya necesitará ser rodiada con una frecuencia que dependerá del uso y estilo vida del cliente.

 

  • Joyas con Gemas: Las Joyas son para disfrutarlas mientras más veces mejor, son pequeñas obras de arte que puedes llevar contigo en ocasiones más o menos importantes de tu vida, pero a la vez sus gemas están sostenidas por pequeñas y delicadas garras o boquillas que deben ser revisadas. En este caso, el trabajo consiste en la revisión de engaste de las gemas, limpieza en ultrasonido de las mismas, pulido del oro y rodiado en el caso del oro blanco.

 

  • Perlas: Son gemas de origen orgánico compuestas por capas de nácar natural y para su conservación aconsejamos limpiarlas con un paño húmedo con agua para eliminar lo máximo posible de restos de perfume, maquillaje, etc, que inevitablemente se quedan impregnados en las Perlas y son los causantes del deterioro de las mismas.

 

  • Coral: Es una gema de origen orgánico que se forma en arrecifes coralinos, crecen en forma de ramas y se tallan de diferentes formas. Los más apreciados son los del Mediterráneo por su color rojo intenso y los de los Mares de Japón. No se deteriora con el tiempo, con el uso puede cambiar su aspecto ya que al ser un material poroso absorbe los diferentes agentes externos que solemos utilizar (lacas, perfumes, sudor, etc), pero a diferencia de las perlas, sí recupera su color con el tratamiento adecuado.

 

En Santamaria Joyeros sabemos la importancia y el valor emocional que pueden tener tus joyas para ti, por eso contamos con especialistas que saben cómo tratarlas.